Skip to content

El Mundial es como una historia de amor

8 junio, 2010

                                                                                                              por Joaquín Paulina

El Mundial es una bella piba que seduce con la frialdad de las conquistas imposibles. Argentina conoce el placer de la recompensa porque ha besado sus labios un par de veces. Pero conserva el hiriente y profundo dolor en el pecho de cuando la dejó por otros brazos.

En alguna ocasión la perdió cuando ya sentía la miel de su aliento y en otras le cortó en seco cuando apenas iniciaba el cortejo. Ante tanta indiferencia y esquive, un guiño de fase previa, una sonrisa de octavos de final, no harán más que enardecer los ánimos.

A diferencia de otras veces, las vecinas no tiran buenos augurios. Hablan de pretendientes de otros barrios, más calificados y con más apostura, con los que la piba coquetea a menudo.

Pero eso sólo agrega más sabor al desafío, que tiene como premio la embriaguez que depara el amor correspondido: el temblor de piernas, cosquilleo en el estómago y un mareo de irrealidad propio.

Sólo quedan unos días para el Mundial. La esperanza es grande, el camino difícil. A esta altura, esa bella piba, quiere que se acabe el tiempo del chamuyo y espera que guapeen por ella.

Argentina podrá alcanzar el sueño o quedar en el camino, pero debe asegurarse de que a la bella piba no le quepan dudas de su amor incondicional.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: