Skip to content

El adiós a un hito del automovilismo argentino

20 junio, 2010

Por Noelia Tegli

¿Cómo no ponerse ansioso y desesperado cada vez que se escuchaban entre el ruido de las aceleradas y el rojo del semáforo esos recordados “verrrrrrrrde que te quiero verrrrrrrrrrde”?, ¿O cuando fervorosamente, ante una maniobra de sobrepaso, decía “Hacele la tijera, se viene el tijeretazo”?. Era capaz de transmitirle a los que lo escuchaban todo tipo de sensaciones solamente con la voz;  imposible no sentirse como el mismísimo piloto sentado en la butaca. Es por eso que el público teceísta está conmovido por el fallecimiento de Héctor “Tití” Camps, quien fue relator de Turismo Carretera para Carburando durante muchos años.

El pasado jueves 17, los medios se desayunaban con la noticia inesperada pero lamentablemente previsible de que a los 44 años un grande del periodismo nos había dejado. Una cruel enfermedad que venía afrontando desde hacía unos años fue la causa. Tití nunca bajo los brazos, siempre la afrontó con entereza y garra, acompañado por el cariño de sus familiares, colegas y seguidores.

Comenzó en el periodismo en su Venado Tuerto natal, a los 16 años, relatando el TC Venadense y Fórmulas Santafesinas 2000 y 850. Luego de desarrollar a la perfección esta labor, fue recomendado a Eduardo González Rouco, quien por ese entonces era la voz de Carburando. Así, Camps desembarcó en Buenos Aires y se incorporó al plantel de la productora. “Debuté el 21 de marzo de 1993, en el TC de Santa Teresita, haciendo la chicana cinco. En ese momento relataba Cacho González Rouco”, recordó Tití con precisión en una nota para la Revista Corsa, y luego paradójicamente se convertiría en su sucesor en las transmisiones televisivas.

A medida que Héctor se fue afianzando en la tele, los incondicionales del automovilismo se fueron fanatizando por sus relatos, llegando al punto de admirarlo como a pocos dentro de la profesión. Ya en la última mitad de la temporada 2008, Tití empezó a mostrarse algo raro, lo cual sorprendió de sobremanera: había cambiado su relato, ya no tenía la misma explosión que antes para narrar los momentos claves como las llegadas, las largadas y los sobrepasos, pero sobretodo, cometía errores al nombrar los pilotos que protagonizaban maniobras importantes, confundiendo los autos. A partir de ahí, se sabía que algo le estaba sucediendo, ya no era el mismo. Las constantes ausencias al programa radial de Carburando y a la primera fecha de Mar de Ajó de 2009 afirmaron lo que se presuponía, su grave estado de salud.

Este año, Oscar Aventín decidió homenajearlo con la entrega de una emotiva plaqueta, donde el relator estuvo acompañado de sus seres queridos: su esposa Patricia y sus hijos Federico y Lía, quien también decidió seguir con el periodismo como su papá. Además, Tití últimamente redactaba para una columna en la página oficial de la ACTC, donde contaba cada fecha del Turismo Carretera desde su análisis.   

El automovilismo argentino mostró sus condolencias cuando esta mala noticia se dio a conocer, pero fue asombrosa la reacción que causó en la gente. Tanto en facebook como en Twitter, las principales redes sociales, fueron muchas las palabras de apoyo y dedicación a la familia Camps. “Es el mejor relator de TC de todos los tiempos” es la frase que más abunda. Él se ve que no sólo se metía en la tele de las familias los domingos al mediodía, sino que también en el corazón de cada una de ellas.  

Final de Turismo Carretera 2005, en Buenos Aires, por Tití Camps.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: