Skip to content

La odiosa manía de comparar

26 junio, 2010

Por Maximiliano Értola

Si hay algo que distingue a los argentinos es la obsesión por querer comparar situaciones, estados de ánimo, momentos de la vida cotidiana y demás, todo el tiempo. Y el fútbol no es la excepción. Es más, en este deporte los hinchas y periodistas se encaprichan en contrastar equipos y jugadores de la actualidad con otros del pasado.

Para ejemplificarlo, basta con repasar lo que sucede con el fenómeno Lionel Messi y su permanente sombra con lo que fue Diego Armando Maradona. Este último es considerado como el mejor futbolista de todos los tiempos y, para muchos, el otro es el más destacado de la actualidad y va camino a ¿superar, alcanzar? a Diego.

El Mundial que ganó Argentina en 1986 se debió, en gran parte, al aporte de Diego. Fue y es tan grande su imagen con la pelota dentro del campo y tan pequeño lo que dejaron las generaciones posteriores que los argentinos necesitamos que surja un nuevo Maradona, que aparezca alguien capaz de salvarnos y devolvernos a la gloria internacional, a primera plana. Alguien que ponga a la Argentina en boca del mundo por una nueva consagración.

Y el apuntado para cumplir dicha tarea es el hombrecito del Barcelona. No porque él quisiera asumir dicho rol sino porque permanentemente los medios de comunicación se fijan y contrastan lo que hace dentro del campo de juego con lo que causaba Diego.

El hincha argentino empezó a ver los partidos de la Selección para esperar que Messi eluda a todos los contrarios y convierta. El hincha argentino comenzó a esperanzarse con el Mundial de Sudáfrica mirando los partidos por TV a la espera que una genialidad del 10 le dé el título a la Argentina.

Es por eso que cuando la Pulga no logra eludir a los seis rivales, no puede gritar o tiene un regular desempeño, las críticas caen como agua en catarata. A esto se le agrega que al momento de regresar a Barcelona para jugar con su equipo Messi casi siempre la rompe o es noticia por la diagonal y el zurdazo que le permitieron al conjunto catalán ganar encuentros y campeonatos.

Comparar es sólo un juego. No sirve para nada más. Lo que un jugador hizo hace 20 años no puede ser contrastado con lo que otro hace ahora. Los tiempos son diferentes y las presiones van en aumento. A Messi se le tira encima la responsabilidad de ser como Maradona, pero habrá que esperar aún cuatro años para que el jugador del Barcelona iguale la edad que tenía Diego en el 86.

Voces de protagonistas:

–  Diego lo dijo: “El va a ser Messi, ni mejor ni peor, va a ser Messi”.

–  La Pulga reconoció: “No creo que haya uno mejor que él”.

–  Beckham consideró: “Es el futbolista más parecido a Maradona que haya existido jamás. Juega incluso con la misma pasión”.

 – Carlos Bilardo aseguró: “Es inútil comparar a Messi con Maradona, porque un jugador como Diego no nacerá nunca más”.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: