Skip to content

Que falle el déjà vu

27 junio, 2010

Por Maximiliano Értola

La historia se repite. Otra vez los mismos protagonistas. Nuevamente el mismo camino glorioso hacia los cuartos de final. Repetido el triunfo a México en octavos y conocido el próximo rival, el Mundial de Sudáfrica va teniendo un capítulo idéntico al vivido en Alemania. Sin embargo, el final debe ser otro. El desenlace tiene que corregirse. Argentina deberá modificar el último paso de su aventura en el país teutón y tomarse revancha.

Hasta aquí, casi no hay diferencias entre Alemania 2006 y Sudáfrica 2010. Argentina debutó ante un seleccionado africano y lo venció con lo justo en el resultado y holgadamente en el juego.

La segunda fecha fue goleada. Aquella, la del 2006, a un europeo,  Serbia y Montenegro, por 6 a 0. Ésta, la reciente, a uno asiático, Corea del Sur, por 4 a 1.

En la tercera jornada se reguló. Las máquinas bajaron su performance y otras naves se optaron por guardar. Por eso fue empate con Holanda en cero en Alemania y victoria tranquila 2-0 a Grecia en Sudáfrica.

En el comienzo de la hora de la verdad, la Argentina de José Pekerman enfrentó a México. La de Diego Maradona también. No obstante, el desarrollo del juego fue a la inversa. Aquel conjunto de Riquelme, Saviola y Crespo había empezado en desventaja gracias al gol de Rafa Márquez, presente hoy en el Soccer City. En cambio, el equipo de Messi, Tévez e Higuaín dominó de pé a pá todo el primer tiempo.

Aquel pasaje a cuartos de final se compró juntando chirolas. Argentina y México debieron ir al alargue por terminar los 90 minutos 1 a 1. Allí, el conjunto albiceleste se ganó la lotería con el botín zurdo de Maxi Rodríguez. Este equipo, por el contrario, sacó el ticket por tarjeta de crédito, con una goleada 3 a 0 que luego apenas que se desinfló por el descuento de Hernández.

Hasta el momento, si alguien se hubiera dormido hace exactamente cuatro años y se despertase hoy, no le sería extraño enfrentar a Alemania luego de haberse enterado que México quedó en el camino.

Sin embargo, aquel partido frente al seleccionado tres veces campeón del mundo terminó mal. Argentina había empezado ganando, pero se lo empataron y posteriormente se lo ganaron por penales.

El último capítulo de esta historia tendrá que ser otro. El déjà vu se tiene que nublar al final. Hasta aquí, todos lo viven a la perfección y se lo acuerdan de memoria. Pero a partir de ahora las lágrimas y cabezas gachas de Alemania deberán transformarse en euforia e ilusión por jugar nuevamente una semifinal de Mundial.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: