Skip to content

Un nuevo hecho de violencia y discriminación en el deporte

28 junio, 2010

Por Augusto Lanusse

 

Un duro encuentro de segunda ronda de Wimbledon se disputaba entre el tenista rumano Victor Hanescu y el alemán Daniel Brands cuando un extraño episodio llamó la atención tanto del público presente en la cancha número 18, como la de los televidentes.

Hanescu, después de haberse llevado los primeros dos sets, se vino abajo tanto física, como anímicamente y le permitió la remontada a Brands que llevó el partido hasta el quinto y decisivo set.

Toda la atención del partido se centraba en la dura disputa entre los tenistas por imponerse con sus respectivos saques, pero un particular hecho promediando el set definitivo rompió con todos los esquemas y abrió la polémica.

Cuando el rumano se encontraba sacando 0-2, sorpresivamente se acerca a la tribuna ubicada a sus espaldas y lanza un escupitajo hacia un grupo que, al parecer, lo estaba insultando.

El juez de silla decidió advertirlo a partir de esta acción por conducta antideportiva y originó una reacción en Hanescu que pocos se esperaban. Tras realizar una serie de doble faltas voluntarias y perder este importante game cediendo nuevamente su servicio, el rumano se dirigió directamente hacia el encargado de arbitrar el encuentro y lo saludó con la intención de retirarse del partido.

Luego de la inesperada finalización del encuentro, el tenista alegó que recibió insultos durante todo el cotejo de parte de este grupo de espectadores, que supuestamente se encontraban en estado de ebriedad y que lo habrían tratado de “gitano”, entre otras cosas.

Poco tiempo después se dio a conocer una sanción en contra de Hanescu de 7500U$$ por conducta antideportiva y otra del mismo monto por no esforzarse en la conclusión del partido.

Cada vez son más los hechos violentos de este tipo en el deporte, en donde se pone bajo la lupa por un lado, a los deportistas basándose en sus reacciones, y por el otro, a los responsables de determinar las sanciones que muchas veces son consideradas abultadas, teniendo en cuenta que más allá del profesionalismo, la sensibilidad y el temperamento pueden responder ante una actitud discriminatoria del público.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: