Skip to content

La evolución del fútbol sudamericano

2 julio, 2010

Por: Leandro Farinello

¿Qué las selecciones europeas dominan el fútbol actual? ¿Qué la Eurocopa es el Mundial sin Argentina ni Brasil? ¿Y si la Copa del Mundo fuera sólo con países europeos y algunos invitados? Estas y muchas preguntas más han rodeado al fútbol en los últimos años, dando a entender que el nivel futbolístico de las selecciones del viejo continente es superior al americano.

Sin embargo, Sudáfrica 2010 le está dando un cachetazo a ese ideal: los conjuntos de América -y mucho más los del sur- han demostrado que ya no son simples “aventureros” que buscan hacer de un partido una epopeya, sino que se rebelaron y están a la altura de las circunstancias.

La evolución del deporte en este continente se hizo evidente ya que, de los ocho seleccionados americanos clasificados a la Copa del Mundo (Argentina, Brasil, Chile, Honduras, México, Paraguay y Uruguay), siete pasaron a octavos de final y cuatro de ellos se metieron entre los ocho mejores (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay).

En los últimos años, la tendencia del fútbol en Sudamérica -más precisamente en Argentina-  fue cambiando producto del equilibrio del juego. Los llamados “equipos chicos” se revelaron y buscan ponerse al mismo nivel que los cuadros más importantes al punto de pelear campeonatos e incluso dejarlos afuera de las copas internacionales. Dos ejemplos claros fueron el Banfield de Julio Falcioni que se apoderó del Torneo Apertura 2009 logrando el primer campeonato en la historia del club y Argentinos Juniors que de la mano del “Bichi” Borghi se consagró campeón del Torneo Clausura 2010.

En cambio en Europa sigue existiendo un estilo conservador en la competitividad del juego en donde los dominadores son consecutivamente los mismos cada año.

Por eso no es casualidad que en España, desde la temporada 2004/2005 hasta la actualidad, Barcelona y Real Madrid se vengan compartiendo los campeonatos o que, en los últimos seis años, cinco veces se repitieron los participes de la final de la Copa Italia, Roma e Inter.

Todo este cruce de ideas -la rebeldía sudamericana y la conservación europea- se evidenció en el Mundial: sólo España pudo vencer a Chile y a Honduras en duelos entre ambos bandos de un total de 11 partidos entre sudamericanos y europeos en este Mundial. Y como frutilla del postre, dos grandes potencias como Italia y Francia – campeón y subcampeón en Alemania 2006- quedaron eliminados en primera ronda tras compartir grupo con un equipo de Sudamérica, Paraguay y Uruguay, respectivamente.

Esto demuestra que por más verdades que haya en el fútbol y que por más que los europeos sean vistos como seres insuperables, no es tan así. Sudamérica se está haciendo sentir y no sería nada extraño una final de Mundial entre dos equipos del continente.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: