Skip to content

Al final, siempre gana Alemania…

5 julio, 2010

Por Julián Sanz

“El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once detrás de un balón, y al final siempre gana Alemania”, había definido con certeza el delantero ingles, Gary Lineker, luego de perder por penales ante Alemania en las semifinales del Mundial de Italia 1990.

Su afirmación acerca del poderío alemán no estuvo para nada errada: lamentablemente, al menos los argentinos, podemos constatarla. En mundiales, nos ganaron aquella final de Italia ’90 con un penal que el árbitro del partido reconoció su error al sancionarlo, más lo sucedido recientemente en Alemania ’06 y Sudáfrica ’10, que no vale la pena recordarlo.
Sin embargo, va más allá de los enfrentamientos contra Argentina. Su predominio en Copas del Mundo es tal que, junto con Brasil, son las selecciones que más finales disputaron: siete (1954, 1966, 1974, 1982, 1986, 1990 y 2002). Así como lo reflejan los números, desde que ganaron su primer Mundial en Suiza 1954, los alemanes siempre llegaron hasta cuartos de final y finalizaron entre los ocho mejores del mundo. A su vez, con tres ‘Eurocopas’ bajo el brazo, son los más ganadores del máximo certamen europeo.
La competitividad y el espíritu ganador de los germanos comenzó a gestarse en el momento más delicado de su historia. Luego de perder la Segunda Guerra Mundial, Alemania atravesaba una depresión colectiva: dividida en dos, la parte occidental se convirtió en República Federal Alemana (RFA), y llegó al Mundial de Suiza ’54 tras estar ausente en dos de las primeras cuatro ediciones.
Allí comenzó a gestar su historia futbolística, al triunfar sobre la famosa Hungría de Puskas. En la primera ronda, los húngaros habían humillado a los alemanes por 8-3, y en la final, volvían a enfrentarse. Todos daban por muerta a Alemania cuando el partido estaba 2-0 en favor de Hungría, pero los germanos revivieron como el ave fénix, metieron tres goles y dieron vuelta el encuentro, que fue bautizado como “el milagro de Berna”. Después, ante todos los pronósticos, controlaron a la naranja mecánica y volvieron a la gloria en el ’74, al igual que en Italia ’90 tras derrotar a Argentina.


Ahora, 20 años después de la afirmación de Lineker, tal vez él tenía razón: el fútbol se juega once contra once y, al final, siempre gana Alemania.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: