Skip to content

Crónica de un sueño frustrado

5 julio, 2010

Por Juan Manuel Presutti

“Welcome to South Africa”, decía el comandante de aeronave cuando el avión frenó en la tierra prometida. Ese lugar que se transformó en el centro de las miradas desde hace más de seis años, pero sobre todo desde el 11 de junio.

El vuelo había sido duro. El cambio horario afectó en el cuerpo y eran necesarias unas horas de siesta para empezar la travesía con las pilas bien cargadas. La estadía en el continente prometía ser duradera, pero por lo pronto eran 10 días en los que seguramente 24 horas no alcanzarían para disfrutar del exotismo africano y del ambiente mundialista.

A pocos días del arribo, llegó la hora de la verdad. El momento de ver para qué estaba el equipo. La primera impresión que determinaría la necesidad de una nueva inversión para estirar la vuelta. Vuvuzela en mano, gorrito y bufandita puestos para salir directo al Ellis Park. El resultado fue bueno, 1-0 a Nigeria con gol de Heinze y la propuesta de una idea de juego, nunca antes vista hasta el momento.

Después fue el turno de Corea del Sur, el (a priori) rival más difícil de la zona, y de recordar cuántos manguitos estaban en juego con el tintorero de la cuadra de casa. Lo visto volvió a ser muy bueno: contundente 4-1 ante un equipo que pintaba para más. Messi seguía demostrando su talento, pero el destacado fue el Pipita Higuaín con su triplete.

Sin embargo, una falla defensiva dejaba cierta sensación de preocupación, pero no por mucho tiempo porque la fiesta pudo más. La clasificación estaba a un paso, pero mucho más cerca la cervecería del centro de Johannesburgo. Después del jolgorio (y una posible resaca), había que empezar a hablar con el gerente del hotel para estirar la reserva y averiguar diferentes opciones para continuar con la aventura de seguir al equipo de Maradona.

Por último, para sentenciar el pase de ronda y meterse entre los 16 mejores, era hora de enfrentar a Grecia. El viaje hasta Polokwane había sido largo y desgastante, pero las pilas seguían intactas. Lo experimentado hasta el momento había sido increíble: safaris con leones, darle de comer a tigres y, sobre todo, la ilusión crecía partido tras partido. Y, nuevamente, la alegría se apoderó de los argentinos que estaban allí, gracias al gol de “San Palermo”. Verdaderamente está tocado por una varita, tiene el teléfono de Dios o algo similar. Había escrito una nueva historia para su libro.

El fixture marcaba el nuevo rival en octavos de final: México, como hace cuatro años. En ese momento había sido complicado y ahora podía ser igual. Empezaba el verdadero mundial, donde una falla podía costar la vuelta a casa y un buen día, la candidatura al podio. Lo hecho por el equipo de Maradona había sido muy bueno, pero volvía a aparecer una mancha sobre el papel: la defensa seguía siendo el punto flácido y era imperiosamente necesario repararlo porque tocaba un contrincante letal, Alemania.

Ambos conjuntos llegaban muy bien anímicamente, pero en Argentina preocupaba un dato: Messi, el mejor jugador del mundo, no había podido convertir ni un gol hasta el momento y su malestar se evidenciaba en su rendimiento. Y, tal como en 2006, la historia volvió a repetirse: los europeos fueron muy superiores ante un equipo perdido, desmoralizado por un gol desde el vestuario y que se fue dejando su peor imagen.

Las lágrimas sobre las mejillas celeste y blanca valen más que millones de palabras para explicar el momento. Dolor, bronca, tristeza, orgullo, no alcanzan los sentimientos. Muchas horas de viajes y varios miles de dólares fueron los sacrificios por cumplir el sueño. Ese que hace 24 años se apodera de las noches, nos desvela y buscábamos que este año se dé: levantar la copa.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 5 julio, 2010 23:14

    Esta nota es más de lo mismo. No nos torturemos mas y dejemos las cosas en el pasado, si en 2014 tenemos revancha, mejor.

  2. Flor M permalink
    6 julio, 2010 21:26

    Me gustó la crónica. Qué lindo va a ser dar la vuelta olímpica en Brasil….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: