Skip to content

Que siga la magia

13 julio, 2010

Por Augusto Lanusse

     Un día como hoy, pero en el 2007, la Selección Argentina de Fútbol se enfrentaba en el Estadio Cachamay, Puerto Ordaz (Venezuela),  ante México por semifinales de la Copa América.

Una genialidad de Lionel Messi y una sutileza de Juan Román Riquelme liquidaban el partido logrando así una nueva eliminación del conjunto mexicano en competencias internacionales y la clasificación a la final, donde se cruzaría con Brasil en lo que era una nueva edición del clásico sudamericano, el cual en esta oportunidad, se reeditaría en tierras venezolanas.

 El equipo de Basile llegaba como el  gran candidato, aunque una inobjetable actuación de Julio Baptista terminaría demostrando lo contrario al final, fue un contundente 3-0 a favor de los brasileños y nuevamente una desilusión para los miles de hinchas argentinos que llenaron el Estadio Olímpico de la UCV, Caracas.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: