Skip to content

Ladri de ilusiones

17 julio, 2010

Por  Lucas Martín Perez Díaz

Todo lo que vivió y vive Martín Palermo es una tentación para los maestros de Neorrealismo Italiano, por todas las experiencias que le sucedieron y cómo el Titán las fue sobrellevando. Ahora bien, si Fellini, De Sicca, Antonini, entre otros, se relamen con llevar adelante la película de Palermo, hay un jugador cuya trayectoria puede tentar a un escritor de ciencia ficción o un buen cuentista de terror: Cristian Fabbiani, el Ogro.

Lo que sucedió hace unos días atrás, confirmando la lesión de Fabbiani (flamante refuerzo de All Boys) que podría dejarlo afuera del campeonato, puede inducir a Alberto Laiseca a relatar un buen cuento con su bigote teñido por el humo de los cigarros negros, sentado en medio de la oscuridad con una luz tenue mientras dice: “entonces aparece Fabbiani y ¡pum! ¡ah!”. O también el reconocido Julio Verne puede participar como guionista en la vida del Ogro y que el ex jugador de Newell´s sea parte de una de sus novelas.

Lo cierto es que este jugador, que jugó en Rumania e Israel, recibió en Argentina la ayuda del entonces técnico de River Plate: Néstor Gorosito. Una pretemporada exigente y la complicidad de sus compañeros y el resto del cuerpo técnico para que el Ogro cumpla con su puesta a punto en lo físico, no fueron suficientes y Fabbiani no recuperó un peso razonable para poder jugar al fútbol de manera profesional y todo empezó a ir cuesta abajo en la vida deportiva del ex Lanús. Después se fue a México donde también su mal condición física lo dejó a un lado y finalmente tuvo su vuelta al país.

Sumado, claro está, a los continuos embates por parte de la prensa amarilla debido a sus problemas personales y la exposición mediática que esto generó, llevaron a que Fabbiani  sea uno de los jugadores más pretendidos a no ser tenido en cuenta en casi ningún lado.

En fin,  un posible desgarro puede dejarlo afuera del inicio del Torneo Apertura 2010 y esto hace pensar que las desventuras del Ogro seguirán por un buen tiempo porque tiene solamente 26 años. Lo cierto es que tan sólo 6 minutos dentro de una cancha le bastaron para pinchar las expectativas que tenía la gente de All Boys con su llegada al club y poner en duda si podrá ser el de antes.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: