Skip to content

La despedida del Príncipe

1 agosto, 2010

Por Augusto Lannuse

Entre recuerdos y emociones, un Estadio Monumental colmado asistió al cotejo amistoso entre River y Peñarol de Montevideo para saludar a uno de los mejores y más exquisitos jugadores que hayan pisado suelo patrio. Enzo Francescoli se despedía del fútbol el 1° de agosto de 1999 luego de deslumbrar a hinchas riverplatenses y ajenos.

Apodado “El Príncipe” por su elegancia para manejar la pelota y su forma estilizada de recorrer el campo de juego, Francescoli nació el 12 de noviembre de 1961 en Montevideo, Uruguay. Debutó en Primera División en 1980 en las filas del Wanderers, donde jugó hasta que fue fichado por River en 1983.

Con la Banda Roja, Enzo Francescoli desplegó toda su magia. Si bien al principio pareció costarle adaptarse al fútbol argentino, no pasaron muchos partidos para que conquiste el corazón de los hinchas de River. Talento, liderazgo y una exquisita pegada fueron la combinación perfecta.
Con sus 7 títulos en River Plate: Torneo 1985/86, Apertura 1994, Apertura 1996, Clausura 1997, Apertura 1997, Copa Libertadores 1996, Supercopa 1997, y  convirtiendo 137 goles en total (el futbolista extranjero que más goles anotó con ésta camiseta) quedó en la historia de uno de los clubes más grandes del fútbol nacional. Además consiguió otras distinciones como: Máximo Goleador del Torneo Metropolitano 1984, Mejor Futbolista Sudamericano del año 1984, Mejor Futbolista del Año en Argentina 1985, Máximo Goleador del torneo 1985/86, Máximo Goleador del Torneo Apertura 1994, Mejor Futbolista del Año en Argentina 1995 y Mejor Futbolista Sudamericano del año 1995.

La fiesta de despedida
El 1º de agosto de 1999 será inolvidable para Francescoli, para los hinchas que estuvieron en el Monumental y para la rica historia del fútbol riverplatense. La despedida de Enzo Francescoli fue una verdadera fiesta del fútbol y la pasión:
Setenta mil flores conformando las banderas argentina y uruguaya, los escudos de River y Peñarol, y la palabra del “Enzo” decoraban el campo de juego.
Marcelo Salas, quien no había confirmado su presencia, le dio la sorpresa a su ex compañero de gloria viajando desde Chile en un vuelo chárter y llegando al estadio minutos antes del inicio del partido en River y Peñarol.


Algunos de los ídolos que estuvieron presentes esa tarde fueron: Pablo Aimar, Javier Saviola, Marcelo Salas, Hernán Díaz, Juan Pablo Sorín, Luigi Villalba, Roberto “El Diablo” Monserrat, Roberto Ayala. El DT era Ramón Díaz.
Enzo Francescoli salió del túnel al campo de juego a las 17:50 encabezando al equipo de la mano de sus hijos Bruno y Marco. El Monumental explotó como en sus mejores tardes.
El puntapié inicial del partido lo dio otro gran ídolo uruguayo que había brillado con la camiseta de River y que fue invitado especialmente por Enzo para la ocasión: Walter Gómez.
El primer gol de River fue de Marcelo Salas antes de finalizar el primer tiempo. Llegó tras un centro de Juan Pablo Sorín, palomita de Francescoli, rebote que da el arquero Flores y arremetida goleadora del chileno.
En el entretiempo, Ignacio Copani deleitó a la multitud con “Inmenzo”, el tema que compuso especialmente en homenaje al ídolo uruguayo.
El segundo gol de River lo convirtió el propio Enzo de penal. Cuando Francescoli estaba a punto de bajar un pase en comba de Sorín, el defensor aurinegro Bizera le cometió infracción y el árbitro Ángel Sánchez no dudó en sancionar. El remate fue arriba, a la derecha. Con el sello del Príncipe.
El tercer gol también lo convirtió Francescoli de penal. Fue tras una infracción a Javier Saviola. Esta vez, Enzo cruzó el remate a la izquierda.
Cerca del final, ingresaron al campo de juego Bruno y Marco Francescoli para jugar unos minutos junto a su padre. Dos minutos más tarde llegó el cuarto gol. Enzo se la tocó a Marco, éste habilitó perfectamente a Bruno y el chiquilín estampó el 4-0 final para desatar una auténtica locura en el Monumental.
Terminado el partido, Enzo dio la vuelta olímpica junto a sus hijos. Detrás de él una gigantesca bandera rezaba la frase “Eternamente gracias”. Luego llegó el turno de los fuegos artificiales y los cantos interminables de la gente.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Noe permalink
    1 agosto, 2010 20:34

    Quiero verte una vez mas querido Enzo
    por la risa que hasta en sueños multiplico,
    por el canto y la alegría de los chicos
    con su príncipe surcando el universo.
    Quiero verte una vez mas querido INMENZO.
    Quiero verte una vez mas, te lo suplico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: