Skip to content

Reggiardo se muestra confiada para afrontar los desafíos

3 agosto, 2010

Por Gonzalo Puig, Martín Szewczyk, Julián Gil y

Julián González Barrabino

 

Tras unos cuantos minutos de espera, apareció con el bolso sobre el hombro derecho y el pelo mojado. Su cara reflejaba la fatiga lógica tras un entrenamiento de casi dos horas. Por un rato, Paula Reggiardo hizo a un lado el cansancio y se relajó para conversar sobre el estupendo momento que atraviesa el seleccionado argentino.

La ala pivote de Vélez, que fue una de las doce que consiguieron el segundo puesto en el Premundial del año pasado y le dieron la clasificación a la Argentina para la competencia que se hará República Checa, muestra esa esencia de amateur que se desvive por contar la emoción que siente de ser partícipe de este gran presente y, sin reparos, se suelta a hablar.

“Todavía no me veo adentro de la lista porque el nivel del grupo es muy parejo. Hay chicas del Sub 19 que vienen a sumar, pero después hay un corte claro en la nómina y sólo quedan 15. No corro con ventaja pero siento que hice un gran torneo y eso me deja tranquila. Igual, en los entrenamientos es donde hay que demostrar”, afirma con una convicción contundente. 

 

Este año, tienen que afrontar grandes torneos, primero el Sudamericano, que Argentina ganó sólo en 1948 en Buenos Aires, ¿pueden ganarlo o se hace difícil la competencia con Brasil, que desde hace 12 años lo gana?

Se torna difícil desde el punto que ellas son profesionales y la gran mayoría de nosotras no. A la final del Premundial del año pasado, no llegamos frescas y no le pudimos hacer partido. Nos sacan diferencia de talla y de estatura. Pero el objetivo del equipo está claro y eso ayuda a tener confianza para poder hacer una buena defensa que pueda complicarles el juego. Si rotamos bien en el banco y llegamos a la final sin hacer tanto desgaste, no es imposible a pesar de que tienen jugadoras que son muy buenas. 

¿Se ponen como objetivo superar el noveno puesto que se logró el Mundial pasado?

 

Superarse sería entrar en cuartos, y ahí comienza la eliminación directa. El Mundial pasado tuvimos mala suerte. Ganamos partidos muy buenos pero quedamos afuera por puntos. Con pasar de fase ya estaríamos entre las mejores 12 y eso es muy importante, después hay que esperar a ver quién nos toca. En la otra zona están Brasil y España que tienen grandes seleccionados.

En el 2006 estuvieron muy cerca de dar el batacazo contra Brasil que era local, ¿se puede dar en esta oportunidad contra República Checa?

Desde aquel momento hasta acá hubo un gran recambio en el plantel. Había chicas que jugaban en Italia y España que ahora no están. El equipo todavía no está armado. Creo que República Checa armó el fixture para cruzarnos a nosotras y tener un grupo accesible. Pero obviamente, vamos a hacer todo lo posible para que no les sea fácil. En el partido previo a los juegos de Beijing, jugamos un amistoso muy parejo contra ellas y perdimos tras la lesión de nuestra capitana. En este caso, tenemos que aprovechar que ellas van a tener presión por ser locales.

A nivel personal, ¿qué meta te pones para el Mundial y el Sudamericano?

 

En el Sudamericano no podemos bajar del podio y lo ideal es llegar a la final para aspirar a ganar el título después de tanto tiempo. Y con respecto al Mundial va a ser el primero en la Selección Mayor para mí y varias de las chicas. Si el equipo está unido y tiramos todas para el mismo lado, como ahora, vamos a llegar muy lejos.

¿En qué aspecto crees que siguen marcando diferencia las potencias como Estados Unidos, Rusia o Australia?

Desde la competencia interna. Esos países tienen recambio en todos los puestos y muchísima gente practica el deporte. Acá no sucede. Desde ya que el básquet femenino no se dicta en ninguna primaria en Argentina. Al no ser un deporte profesional, las chicas optan por estudiar o trabajar y el básquet pasa a un segundo plano.

En cuanto al Estado, sienten que debería ser mayor el presupuesto dedicado al básquet? Y en particular para la rama femenina?

Sacando al fútbol, muchos deportes necesitan un aporte del Estado. Lo que sucede es que es muy difícil lograr el apoyo sin antes conseguir los objetivos. El básquet femenino no tiene apoyo porque no consiguió títulos, pero debería ser a la inversa para incentivar la obtención de logros.

En el último tiempo, las selecciones argentinas femeninas tuvieron grandes actuaciones, la Sub 16, la Sub 17, la Sub 19 y las mayores, ¿en dónde está la clave para explicar este presente y el crecimiento constante en los últimos años?

 

El año pasado fue la primera vez que todos los torneos del básquet femenino terminaron en mejor posición que el masculino. Hay  muchas mejoras. Antes viajábamos sin médico, ahora se viaja con uno y un kinesiólogo. En otro momento teníamos que lavar nuestra ropa en los torneos. Esos cambios positivos nos hacen sentir mejor como deportistas pero todavía no es suficiente.

Hace falta un proyecto con coherencia como el del Sub 19 que antes de ir al Mundial hizo una gira previa en Europa contra equipos superiores para ponerse a punto. Nosotras ahora vamos a hacer algo similar en una gira por Francia. Son cosas que mejoran el rendimiento de un plantel y que hace poco se veían muy lejanas.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: