Skip to content

El corazón y la entrega siguen intactos

23 agosto, 2010

Por Ariel Berra

La victoria de Argentina frente a Turquía por 93 a 89 en el último partido de preparación antes del Mundial dejó entrever que el equipo, a pesar de algunas bajas importantes, sigue manteniendo el sacrificio y el compromiso por parte de todos los jugadores. Virtudes que llevaron a la generación dorada a estar en el escalafón más alto del básquet mundial.

En un partido en el que el combinado dirigido por Sergio Hernández tuvo que lidiar con todo el público local en contra, un mal arbitraje por parte de la terna de origen turco y un resultado que le fue adverso en gran parte del juego –llegó a perder por quince puntos entre el tercer y el último cuarto-, el equipo dio otra muestra de carácter para llevar el match a tiempo suplementario y, posteriormente, adjudicárselo con mucha solvencia.

Si bien este equipo cuenta con la ausencia de su as de espadas, Emanuel Ginóbili, posee también grandes valores que han cosechado mucha madurez a lo largo de estos cuatro años y que sirven para acrecentar la ilusión de ganar la Copa del Mundo luego de 60 años. Tal es el caso de Carlos Delfino que se hizo eje del equipo, junto a Pablo Prigioni y Luis Scola, el que más afilado llega a la cita mundialista que comenzará el próximo sábado en Turquía.

Hay que recordar también que Argentina no puso en cancha a Andrés Nocioni y que Fabricio Oberto sólo disputó algunos minutos del partido, ya que ambos arrastran algunas molestias físicas. A pesar de esto, llegarán sin ningún problema al debut del equipo nacional frente a Alemania a las 15.30 (hora argentina). Sin embargo, Argentina cuenta también con jugadores que no desentonan, al contrario, suman y mucho. Este es el ejemplo de Hernán Jasen, alero titular en los últimos partidos, que se encarga del trabajo sucio, no es vistoso pero tiene una gran mentalidad para no dar por perdida ninguna pelota. Juan Gutiérrez y Román González, dos pivots importantes, son una garantía en el poste bajo tanto en ataque como en defensa, ambos suplentes de fuste de Oberto. Federico Kammerichs y Leonardo Gutiérrez, ambos polifuncionales, cada vez que entran le dan mucho aire al equipo y aportan puntos importantes dentro y fuera del perímetro. Paolo Quinteros, el jugador número seis, un escolta que tiene un gran manejo de pelota, tiro efectivo y, sobretodo, gran aporte en defensa. Y por último, Luis Cequeira, el suplente natura de Pablo Prigioni en el armado, es un joven que mostró mucha personalidad cuando le tocó entrar y que dejó en claro que es un atrevido bárbaro y puede llegar a ser una de las revelaciones.

Las victorias del equipo Argentino contra Canadá, Líbano y Turquía no solo sirvieron para conseguir la Copa Efes Pilsen y como preparación para el Mundial, sino que sirvieron también para dejar una buena imagen antes del Mundial y confirmar el spot publicitario de TyC Sports, que dice que los jugadores de esta generación dorada que tantas alegrías le ha dado al país, son “cazadores de sueños”. Ellos seguramente tienen uno y es el de ser campeones del mundo.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: