Skip to content

Siempre hay que tenerlo en cuenta

9 septiembre, 2010

Por María Eugenia Gambetta

El volante de San Lorenzo, Diego Rivero, tuvo una pretemporada y un comienzo de torneo algo complicado, ya que Ramón Díaz  casi no lo tuvo en cuenta en los primeros partidos amistosos que jugó en Salta: lo sacaba inmediatamente porque decían los médicos que tenía problemas físicos, después perdió la titularidad definitivamente, no jugó  ni un minuto en el Torneo de Invierno y en el debut del Apertura con Gimnasia “el Burrito” vio el empate del Ciclón desde el banco de suplentes.

Pero todo Cambió. Cuando el conjunto azulgrana perdía 2 a 1, el entrenador se dio cuenta que había que hacer un cambio si no quería perder le encuentro con Godoy Cruz y por eso puso en cancha al ex Chacarita a los 18 minutos del segundo tiempo por Cristian Tula. Rivero, con la cinta de capitán y su voz imponente, renovó el juego a San Lorenzo. Con todo eso a los 32 clavó en el ángulo: la pelota, la alegría, el gol del empate.

La felicidad continuó, ya que esa semana fue papá de una nena, cumplió años, al término del encuentro todo el estadio gritó su nombre. Pero eso no acabó ahí, tras esa buena actuación Diego Rivero le demostró a su entrenador que estaba para mucho más. Fue titular  en los tres triunfos consecutivos del “Ciclón” frente a Racing, All Boys y en el clásico con Boca, a pesar de que salió en el segundo tiempo, por eso frente a Vélez el volante estará desde el inicio del partido.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: