Skip to content

Argentina en mundiales de vóleibol

23 septiembre, 2010

Por María Eugenia Gambetta, Joaquín Paulina y Noelia Tegli

Si bien el Mundial de Vóleibol comenzó a disputarse en 1949, Argentina recién hizo su presentación en 1960, cuando Brasil decidió aceptar el desafío de organizar la primera Copa del Mundo de la especialidad fuera del continente europeo. Cesar Gallardo era el entrenador de la Selección debutante, que le tocó medirse con Hungría y Checoslovaquia. Como era previsible, debido a la falta de experiencia, los albicelestes tuvieron que conformarse con un 11er puesto.

Después de 1960, Argentina relegó su participación durante cinco períodos, en los que tuvo un opaco desarrollo deportivo. La Selección arribó a Roma (Italia) en 1978 siendo el equivalente a lo que hoy se pude observar con Arabia Saudita en fútbol y, en consecuencia, por el ranking que tenía le tocó integrar un grupo con potencias como Cuba, Japón y Hungría. Ante ese panorama poco pudo hacer el conjunto nacional y finalizó en el 22do lugar.

Su español no era el mejor, pero los jugadores lo entendían. El entrenador coreano Young Wan Sohn los convenció. La Selección Argentina jugó en el país el Mundial 1982. Ganó en Rosario y llegó entonada a Buenos Aires, pero perdía 14-11 en el cuarto set ante Alemania Democrática. Un paso en falso y quedaba afuera del torneo. Sin embargo reaccionó, venció 16-14 en ese parcial y luego terminó ganando 3-2 el partido. La poderosa Unión Soviética frenó el sueño del título y en el encuentro por la medalla de bronce los albicelestes aplastaron 3-0 a Japón y se subieron al podio por primera vez en su historia. Algunos integrantes del plantel: Waldo Kantor, Hugo Conte, Daniel Castellani, Jon Uriarte y Carlos Getzelevich.

 Argentina llegó a Francia 1986 con mucha ilusión. Era la cita máxima posterior a la hazaña conseguida cuatro años atrás en el Luna Park, pero no se pudo repetir el podio. Alberto Roitman fue el técnico de un equipo que se enfrentó a grandes rivales como Japón, la Unión Soviética y Estados Unidos (fue el campeón). El rendimiento del conjunto nacional alcanzó para pelear un puesto entre los ocho primeros y no defraudó al finalizar en el 7mo lugar.

Si en el certamen anterior se expresó que Argentina se encontraba en una etapa de transición, en el Mundial de 1990 quedó bien en claro que así fue. La Selección llegó a Brasil con claras chances de obtener una medalla. Era el tiempo de Luis Muchaga al frente del equipo y el desafío estaba intacto. La base del sexteto de Francia y del tercer puesto logrado en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 realizó escala en Río de Janeiro, cumpliendo con una primera rueda brillante. Pero luego nada pudo hacer frente a Italia y tuvo que conformarse con un 6to puesto.

Los notables desempeños que se generaron en las citas anteriores no tuvieron su continuidad. No era fácil mantener esa regularidad, y con el inicio del ciclo de Daniel Castellani al frente del equipo argentino, las cosas en el Mundial de Grecia 1994 no salieron de la mejor manera. El conjunto nacional no pasó la primera ronda del torneo y finalizó en el 13er puesto. A pesar de ello, en este campeonato, los jugadores Javier Weber y Marcos Milinkovic se afianzaron como titulares.

El Mundial de Japón 1998 se presentó como una de las grandes esperanzas del voleibol argentino para meterse definitivamente dentro de los mejores cinco equipos del continente. Ese sueño se podía sustentar gracias a un juego sólido y a las individualidades (había jugadores como Jorge Elgueta, Alejandro Spajic, Weber y Milinkovic, entre otros). Todo marchaba bien hasta que sucedió algo inesperado: el entrenador Castellani se enfrentó con el plantel. Esto, sumado a las derrotas contra España y Brasil, provocó que los albicelestes se tuvieran que conformar con un 11er puesto.

20 años después de haber alojado el Mundial por primera vez y habiendo cumplido con una actuación histórica para el país, la máxima competencia internacional volvía a la Argentina. El seleccionado ahora dirigido por Carlos Getzelevich llegaba con la ilusión de repetir la hazaña pero sabiendo que aún sin lograr alcanzar el bronce también podía cumplir una excelente labor. El debut fue ante Australia con victoria y, ya en segunda fase, también logró vencer a una potencia como Italia en un partido electrizante. Luego Francia frenó al conjunto nacional y entonces los albicelestes finalizaron en la 6ta ubicación.

Se agrandó una ilusión. Antes de comenzar el Mundial de Japón 2006 se creía que Argentina, dirigida por Jon Uriarte, estaba para entrar entre los mejores ocho del continente. La realidad marcó que se encontraba lejos de esa meta ya que el equipo fue irregular durante todo el torneo. Se despidió al caer ante Canadá 3-2 por la fase de grupos y así finalizó en un 13er lugar que no estaba en los planes de nadie.

Pasado mañana comenzará un nuevo Campeonato Mundial de Voleibol (esta edición se disputará en Italia), en donde el conjunto nacional, dirigido por Javier Weber, intentará estar entre los cuatro primeros.

 

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Layo permalink
    10 octubre, 2010 23:11

    Gracias por el informe, esta muy bueno.
    Mi papa jugo con la Selección Argentina el mundial de Brasil 1960 y siempre me llena de orgullo leer algún comentario al respecto.
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: