Skip to content

Juegos Olímpicos: Margaret y Gretel

24 septiembre, 2010

Por Gastón García Grosse

Después de más de 70 años, la Federación Alemana de Atletismo convalidó el récord que había conseguido el 30 de junio de 1936 la saltadora en alto judía Gretel Bergmann; Hitler la utilizó para evitar el boicot de los Estados Unidos a los Juegos Olímpicos de Berlín, pero a último momento no la dejó competir; Bergmann hasta se cambió el nombre para olvidarse de la Alemania nazi. Gretel, Gretel. Escuchar su nombre alemán le causaba repugnancia.

Les pasaba a los judíos, comunistas, homosexuales, gitanos que vivieron en tiempos de Hitler. Por eso Gretel se bautizó Margaret. “Cambiar mi nombre era olvidarme de la Alemania nazi”, cuenta Margaret Bergmann, de 95 años, a quien la Federación Alemana de Atletismo le reconoció hace poco tiempo el récord de salto en alto que había logrado el 30 de junio de 1936, en Stuttgart: 1,60 metro, una marca con la que habría sido segunda en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936. Pero su salto fue ignorado. Era judía.

Ya pasaron 73 años del hecho y 65 años del cierre de los campos de concentración de Auschwitz, en Polonia. “Los judíos estábamos condenados al ostracismo. Ni siquiera los amigos nos miraban en la calle”, agregó la ex atleta a un medio alemán. Campeona británica en 1934 y 1935 (estudiaba en Inglaterra), Alemania la convocó para los Juegos de 1936. “Volví en horribles condiciones. Aunque era del equipo, no podía practicar. Nunca me permitieron poner un pie en el estadio, ni siquiera como espectadora.” Jamás olvidará los letreros: “No se permite la entrada a los judíos ni a los perros”.

La Unión Atlética Amateur de los Estados Unidos amenazaba con no ir a los Juegos si Alemania seguía con la discriminación. Un enviado de Avery Brundage, presidente del Comité Olímpico estadounidense, negoció con Hitler la inclusión de Bergmann como muestra de tolerancia. “Fui un señuelo. Sabía que no me iban a dejar competir, pero quería demostrarles que los judíos, tildados de miserables y de gordos con piernas chuecas, podían ser tan buenos como cualquier otro atleta.”

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 27 septiembre, 2010 17:42

    waaa.. recien me entero de esto. muy interesante la verdad Gastón..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: