Skip to content

De la mano de la bruja, el Pincha acorta distancias

19 octubre, 2010

Por Augusto Lanusse

El zapatazo de Leandro González a los 90’ o el zurdazo de Rojo a los dos minutos. El grito alocado de Enzo Pérez o el gol de la Gata de tiro libre. La pegada de Benítez en la Bombonera o el festejo de Maggiolo a 15 minutos. Las fotos, las últimas, parecen burlarse de la historia. De tal o cual manera, en el arranque o en el final, en una cancha, en otra y otra, Estudiantes ha convertido el viejo padrinazgo de Boca en detalle de otro tiempo, ha corrido de plano a amplia desventaja en los enfrentamientos de uno y otro para iniciar otra cuenta, una propia, que lleva siete partidos sin perder. No se trata de una situación aislada, más allá de que justo ésta, la menos pensada, tenga condimentos particulares. Se trata de otra variable de éxito de este ciclo, de un efecto colateral si se quiere: desde el Apertura 06 para acá, lo que podría denominarse como la era peronista, se disminuyó en todos los casos la diferencia contra aquellos equipos que se tiene un historial negativo.

El caso de Boca sorprende por ser el más emblemático. Es (y por ahora seguirá siendo) la diferencia en el historial entre equipos (hoy 58 en contra) más amplia de todo el fútbol argentino. Pero también es cierto que en este tiempo Estudiantes de La Plata la redujo en cuatro partidos: le ganó seis de los últimos diez, perdió apenas dos y, como si fuera poco, lo venció en la primera final de la historia de los torneos cortos. Todo, más allá de la racha invicta que ostenta desde el Clausura 07 (última derrota 1-3).

Como si fuera poco, es Boca, de los equipos con historial negativo, al que el conjunto platense más le ganó en estos cuatro años. Los otros son Independiente, Newell’s y Racing, con cinco triunfos. Con éste último rival, incluso, logró emparejar el duelo en 61 victorias por cada lado con el último 2-0. Y ante los rosarinos directamente lo revirtió: estaba uno abajo antes del Apertura 06 y ahora está dos arriba.

Después, incluso contra River (otro con el que tiene amplia desventaja en el historial, la segunda más importante del fútbol argentino: -56), ha logrado bajar en tres juegos esa diferencia. Y en el peor de los casos citados, al menos en uno. Como ante Vélez, un rival con el que hay una competencia de fuerzas en estos tiempos y en los libros: Estudiantes está a solo cinco partidos, aunque en esta era le ganó cuatro de ocho. En fin, alta muestra de la supremacía de este equipo en un ciclo que será referencial en lo futbolístico y estadístico.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: