Skip to content

Se guardo todo para el final

29 noviembre, 2010

por Ariel Berra

Frescura, sangre fría, una muñeca envidiable y de gran futuro. Agustín Canapino, con apenas 20 años y 10 meses, se convirtió en el corredor más joven –récord que ostentaba Guillermo Ortelli– en ser campeón del la máxima categoría del automovilismo nacional, el Turismo Carretera.

Oriundo de Arrecifes, cuna de grandes automovilistas, ganó la carrera que tenía que ganar. A pesar de ser candidato todo el torneo y haber conseguido ser primero sólo en alguna que otra serie, Canapino no había podido obtener ninguna Final de las 15 carreras anteriores a la que se corrió en Buenos Aires. Pero en el Coliseo Porteño llegó la hora de su victoria. A pesar de haber terminado segundo en la Copa de Oro, se alzó con la corona de rey del TC por conseguir en el Oscar y Juan Gálvez el triunfo que lo habilitaba para campeonar.

Pero lo más llamativo del hijo del ex chasista fue que, en toda la temporada, no había completado ninguna vuelta como el primero del pelotón. Sin embargo, en la última carrera de la temporada él no sólo que pudo completar un giro como “liebre” de todos los demás pilotos, sino que también consiguió hacerlo en las 24 vueltas siguientes, aguantando las embestidas de Mariano Werner y Omar “Guri” Martinez, lo que le permitió salir campeón a bordo de su Chevrolet número 11, trofeo que sólo los privilegiados y amantes del volante tienen la posibilidad de alcanzar.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: